Observación y seguimiento de las tormentas

Para prevenir los riesgos de sumersión derivados de los temporales, los socios de MAREA han, a partir de un trabajo colectivo, instalado una red de observación en tiempo real de los estados de la mar de fondo en el Golfo de Vizcaya desde mar adentro hasta las zonas de rompiente en playa.

Las boyas desplegadas mar adentro (offshore)

Correntómetro ADCP y ADV sumergidos a 10m y 20m respectivamente e instalados por los submarinistas de AZTI
Correntómetro ADCP y ADV sumergidos a 10m y 20m respectivamente e instalados por los submarinistas de AZTI

En la zona offshore, esta red de observación permite vigilar y caracterizar en tiempo real las condiciones de oleaje generadas por los temporales y los estados de la mar. Se han instalado o mantenido in situ distintos equipamientos: mareógrafos, sensores, radares y boyas para medir, en tiempo real y en frecuencia ultra alta (UHF), los siguientes parámetros oceanográficos e hidrodinámicos: dirección y velocidad de las corrientes, fuerza y frecuencia de las olas mar adentro y en costa, agitación de la lámina de agua.

Los sensores submarinos cerca de la costa (nearshore)

Frente a las playas de Biarritz y de Zarautz se instalarán, a una profundidad de entre -20m y -10m (nearshore), sistemas de medición de corrientes durante dos inviernos consecutivos y durante un lapso de tres meses. Estos sensores medirán las condiciones hidrodinámicas cercanas a la playa como complemento del dispositivo de observación.  Además permitirán medir de forma precisa las corrientes de acercamiento a las playas además de la influencia de los fondos marinos en el proceso de formación de las olas extremas capaces de provocar daños en el litoral.

Las compañas de medición en las playas durante los temporales (onshore)

En la zona de rompiente en la parte alta de la playa (onshore), los socios de MAREA coordinan campañas de medición gracias a los nueve sensores de presión y al correntómetro instalados en la zona intermareal durante varios temporales.  El objetivo es «escanear» la agitación del oleaje y las olas extremas generadas por los temporales en un ciclo completo de marea.

El objetivo de la red de observación de los estados de la mar creada en el marco del proyecto MAREA es recoger datos en UHF a tres escalas: offshore, nearshore, onshore, es decir desde la zona donde las olas se ven afectadas por los fondos marinos hasta la rompiente en costa. La originalidad de estas mediciones, inéditas en la costa vasca permitirá caracterizar el run-up y el set-up de la zona de rompiente (fenómeno de acumulación de la fuerza de las olas en la costa que provoca un aumento del nivel del agua y por ende los procesos de sumersión).  La falta de estos datos impide realizar modelizaciones numéricas de alta resolución de los procesos hidrodinámicos y predecir de forma precisa y a escala de playa los niveles de agua que se pueden alcanzar por efecto del temporal.  La red de observación del proyecto MAREA pretende paliar esta laguna. Todos los datos recogidos estarán a disposición del público.

Además de las mediciones oceanográficas realizadas en el marco del proyecto, se realizarán seguimientos batimétricos antes y después de cada temporal para estudiar los cambios en el perfil de la playa. ¿Objetivos? Entender mejor los movimientos sedimentarios durante el temporal e intentar determinar la influencia de la pendiente de la playa en el proceso de sumersión.

De forma paralela a la recogida de medidas, se han instalado, a ambos lados de la frontera, sistemas de vídeo que graban en continuo los cambios morfodinámicos en las playas y que detectan de forma automática las láminas de agua responsables de las sumersiones.  Los socios de MAREA han desarrollado algoritmos que posibilitan la explotación colectiva de las imágenes y los datos recogidos.

Finalmente se instalarán sensores de presión en los diques de San Juan de Luz y Donostia para medir la fuerza de las olas y su impacto sobre las infraestructuras de protección. De la misma manera, en 2017 se instalarán sensores de presión en el puerto de Bermeo para medir los procesos de agitación del agua de superficie en el puerto que pueden resultar problemáticos en caso de temporal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.