El seguimiento mediante cámara de vídeo

Colocadas en puntos elevados de las zonas piloto de MAREA, las cámaras vigilan las olas que impactan en el litoral vasco las 24 horas del día. Además aportan información de gran valor para entender los procesos locales de sumersión y de erosión. Gracias a algoritmos desarrollados por los socios del proyecto, estos sistemas de vigilancia pueden ubicar la posición del perfil de playa y de las barras de arena en el instante T, calcular la fuerza de ola que se acumula en la costa, detectar «paquetes de mar» capaces de inundan las zonas del interior, seguir la evolución de los stocks sedimentarios, vigilar el estado y la posición de las infraestructuras de protección de la costa…

Todas estas informaciones que provienen de las zonas intermareales permiten mejorar las previsiones y los modelos a escala de playa. Introduciendo datos locales obtenidos mediante la observación real y no a partir de fórmulas matemáticas teóricas se afina significativamente la precisión de los resultados generados por las herramientas de modelización.

Cámaras de vídeo que grabando la playa (AZTI)
Cámaras de vídeo que grabando la playa (AZTI)